miércoles, 22 de septiembre de 2010

Escribir el llanto

Escribir el llanto es tan inútil como gritar a oídos sordos, es querer anular el dolor con ungüentos de saliva mezclada con recuerdos, o tratar de calmar la angustia con alegrías ajenas y sonrisas prestadas. Es cobijarse del frío con sueños y esperanzas robadas.
Escribir el llanto es este intento absurdo de borrar el pasado y desvanecer las heridas que te han marcado el alma y el pecho. Es un continuo correr entre las sombras sin llegar a ningún lado, tropezando siempre con los mismos huesos y los mismos escombros olvidados.
Escribir el llanto es la suplica patética que el corazón lanza por medio de las palabras para acabar con su agonía. Es pretender que la vida sigue así como si nada, a pesar del sufrimiento y de esta tortura diaria que es mirarse en el espejo y descubrir que uno está solo, solo como un muerto.

Isaac Romero
Septiembre 2009

1 comentario:

  1. Entonces mi amigo dime como escribo el llanto, si no es con el corazon en la mano o en el peor de los casos, destrozado. Dime como escribo el llanto sin palabras, sin miradas, sin tortura ni sufrimiento. Creo que el llanto se escribe y no se escribe, porque si, tienes la razon, es la suplica patetica que el corazon lanza por medio de palabras para acabar su agonia, y aun asi podemos escribir el llanto de muchas variadas formas, de muchas formas variadas.

    ResponderEliminar